Preguntas Frecuentes de la Gripe por A (H1N1):

chancho[1]

¿Qué es la gripe por A (H1N1)?

La gripe por A (H1N1) es una infección respiratoria aguda y muy contagiosa de los cerdos, causada por alguno de los varios virus gripales de tipo A de esa especie. La morbilidad suele ser alta, y la mortalidad baja (1%-4%). El virus se transmite entre los cerdos a través de aerosoles, por contacto directo o indirecto, y a través de cerdos portadores asintomáticos. Durante todo el año se producen brotes en esos animales, pero la incidencia es mayor en otoño e invierno en las zonas templadas. Muchos países vacunan sistemáticamente a sus cabañas de cerdos contra la gripe por A (H1N1).

Los virus de la gripe por A (H1N1) son en su mayoría del subtipo H1N1, pero también circulan entre los cerdos otros subtipos, como H1N2, H3N1 y H3N2. Estos animales pueden verse infectados asimismo por virus de la gripe aviar y por los virus gripales estacionales que afectan al hombre. Se cree que el virus porcino H3N2 procede del ser humano. A veces los cerdos se ven infectados simultáneamente por más de un tipo de virus, lo que permite a éstos intercambiar genes. El resultado puede ser un virus gripal con genes de diversa procedencia, lo que se llama un virus “reagrupado”. Aunque los virus de la gripe porcina son normalmente específicos de esa especie, en ocasiones saltan la barrera interespecies y provocan la enfermedad en el hombre.

¿Cómo afecta a la salud humana?

Se han notificado ocasionalmente brotes y casos esporádicos de infección humana por el virus de la gripe por A (H1N1). En general los síntomas clínicos son similares a los de la gripe estacional, pero las manifestaciones clínicas son muy variables, desde una infección asintomática hasta una neumonía grave que mata al paciente.

Como las manifestaciones clínicas habituales de la gripe por A (H1N1)en el hombre se asemejan a las de la gripe estacional y de otras infecciones agudas de las vías respiratorias superiores, la mayoría de los casos se han detectado casualmente mediante los sistemas de vigilancia de la gripe estacional. Muchos casos leves o asintomáticos pueden haber pasado desapercibidos; así pues, se desconoce hasta qué punto está extendida la enfermedad en el ser humano.

¿Dónde se han producido casos humanos?

Desde que se empezó a aplicar el RSI(2005)1 en 2007, se han declarado a la OMS casos de gripe por A (H1N1) registrados en los Estados Unidos y en España.

¿Cómo se contagia la enfermedad?

Normalmente la gente se contagia a partir de cerdos infectados, pero algunos casos humanos carecen de antecedentes de contacto con esos animales o con entornos en que los haya habido. Ha habido casos de transmisión entre personas, pero limitados a contactos cercanos y a grupos cerrados de personas.

¿Se puede comer carne y productos de cerdo? ¿En qué países se han declarado brotes en la cabaña porcina?

Sí. No hay datos que demuestren que la gripe por A (H1N1) pueda transmitirse al hombre a través de la carne de cerdo u otros productos derivados de éste que se hayan manejado y preparado adecuadamente. El virus de la gripe porcina se destruye a temperaturas de 70 ºC, lo que corresponde a las condiciones generalmente recomendadas para cocinar la carne de cerdo y otras carnes.

 

La gripe por A (H1N1) no es una enfermedad de declaración obligatoria a las autoridades internacionales de sanidad animal (OIE, http://www.oie.int), por lo que se desconoce su distribución internacional entre los animales. La enfermedad se considera endémica en los Estados Unidos. Se sabe también que se han registrado brotes en América del Norte, América del Sur, Europa (incluidos el Reino Unido, Suecia e Italia), África (Kenya) y zonas de Asia oriental, incluidos China y Japón.

¿Existe un riesgo de pandemia?

Probablemente la mayoría de las personas, no habiendo estado en contacto regular con cerdos, carecen de la inmunidad necesaria para prevenir la infección. Si un virus porcino consigue transmitirse eficientemente de persona a persona, puede causar una pandemia de gripe. El impacto de una pandemia causada por un virus de esa naturaleza es difícil de predecir: dependerá de su virulencia, de la inmunidad ya existente en la población, de la protección cruzada conferida por los anticuerpos producidos en respuesta a gripes estacionales y de factores propios del huésped.

¿Hay alguna vacuna para el hombre que proteja de la gripe por A (H1N1)? ¿Qué medicamentos hay disponibles como tratamiento?

No hay ninguna vacuna para evitar que el actual virus de la gripe por A (H1N1) cause la enfermedad en el ser humano. No se sabe si las actuales vacunas estacionales confieren algún grado de protección. Los virus gripales cambian muy rápidamente. Es importante desarrollar una vacuna contra la cepa del virus actualmente circulante, para que confiera la máxima protección a las personas vacunadas. De ahí la necesidad de que la OMS pueda acceder al máximo número de virus posible, y seleccionar así los virus vacunales candidatos más apropiados.

 

En algunos países se dispone de antivíricos contra la gripe estacional, y esos medicamentos permiten prevenir y tratar eficazmente la enfermedad. Hay dos tipos de fármacos: los adamantanos (amantadina y rimantadina) y los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir).

La mayoría de los casos de gripe porcina notificados anteriormente corresponden a pacientes que se recuperaron plenamente de la enfermedad sin necesidad de atención médica y sin recibir antivíricos.

Algunos virus gripales desarrollan resistencia a los medicamentos antivíricos, limitando la eficacia de la quimioprofilaxis y el tratamiento. Los virus obtenidos a partir de los casos humanos recientes de gripe porcina registrados en los Estados Unidos eran sensibles al oseltamivir y el zanamivir, pero resistentes a la amantadina y la rimantadina.

No se dispone de información suficiente para formular recomendación alguna acerca del uso de antivíricos para la prevención y el tratamiento de la infección por el virus de la gripe porcina. Los médicos han de tomar sus decisiones al respecto considerando las manifestaciones clínicas y la epidemiología de la enfermedad, así como las ventajas y los inconvenientes de la profilaxis y el tratamiento para el paciente. Ante el brote que se ha declarado en los Estados Unidos y en México, las autoridades nacionales y locales están recomendando utilizar oseltamivir o zanamivir como tratamiento y prevención de la enfermedad en función del perfil de sensibilidad del virus.

¿Qué debo hacer si tengo un contacto habitual con cerdos?

Aunque no hay indicios claros de que los casos humanos actuales de infección por la gripe porcina estén relacionados con eventos presentes o pasados de síndromes gripales porcinos, sería aconsejable reducir al mínimo el contacto con cerdos enfermos y notificar esos animales a las autoridades veterinarias correspondientes. La mayoría de las personas se infectan como consecuencia de un contacto prolongado y estrecho con cerdos infectados. En cualquier contacto con animales es esencial el respeto de unas buenas prácticas de higiene, y ello es especialmente importante durante las manipulaciones propias del sacrificio y las operaciones posteriores, para evitar la exposición a los agentes patógenos. Ningún animal que haya muerto de enfermedad debe someterse al procedimiento de matanza. Hay que atenerse a los consejos que dicten las autoridades nacionales competentes.

No se ha demostrado que la gripe porcina se transmita al ser humano por ingestión de carne de cerdo debidamente cocinada y preparada, o de otros productos obtenidos del cerdo. El virus de la gripe porcina muere durante la preparación de la carne de cerdo o de otros productos obtenidos del cerdo. El virus de la gripe porcina muere al cocinar los alimentos a una temperatura de 160ºF/70ºC, que corresponde a las directrices generales para la preparación de carne de cerdo y de otros tipos.

¿Cómo puedo protegerme del contagio de la gripe porcina de personas infectadas?

En el pasado, la infección humana por el agente de la gripe porcina solía ser leve, aunque consta que ha causado afecciones graves tales como la neumonía. Sin embargo, parece que las manifestaciones clínicas de los brotes en curso en los Estados Unidos y México son distintas. Ninguno de los casos confirmados en los Estados Unidos presentaba la forma grave de la enfermedad, y los pacientes se han recuperado sin necesidad de recibir atención médica. En México, se ha notificado que algunos pacientes sufren la forma grave de la enfermedad.

Para protegerse, aplique las medidas generales de prevención de la gripe:

  • Evite el contacto directo con personas de aspecto enfermizo o que tengan fiebre y tos.
  • Lávese las manos con agua y jabón a menudo y concienzudamente.
  • Lleve una buena higiene de vida: duerma bien, coma alimentos nutritivos y manténgase físicamente activo.

Si hay algún enfermo en la casa:

  • Procure que el enfermo ocupe una zona aparte en la casa. Si eso no es posible, mantenga una separación de 1 metro entre el paciente y las demás personas.
  • Tápese la boca y la nariz cuando cuide al enfermo. Encontrará máscaras en el comercio, o puede fabricarlas con los materiales que tenga a mano, siembre que sean desechables o se puedan lavar convenientemente.
  • Lávese las manos concienzudamente con agua y jabón después de cada contacto con el enfermo.
  • Trate de mantener bien ventilada la zona donde se encuentra el enfermo. Utilice las ventanas y las puertas para crear corrientes de aire.
  • Mantenga limpio el entorno utilizando productos domésticos de limpieza. Si vive en un país donde la gripe porcina ha causado la muerte de alguna persona, aténgase a los consejos que dicten las autoridades locales de salud.

¿Qué debo hacer si creo que tengo gripe por A (H1N1)?

Si se siente mal, tiene fiebre alta, tos o dolor de garganta:

  • Quédese en casa y, en la medida de lo posible no acuda al trabajo, a la escuela ni a lugares muy concurridos.
  • Descanse y tome muchos líquidos.
  • Cúbrase la boca y la nariz con pañuelos desechables cuando tosa o estornude, y tire los pañuelos usados en un sitio adecuado.
  • Lávese las manos con agua y jabón de forma frecuente y meticulosa, sobre todo después de toser o estornudar.
  • Informe a sus familiares y amigos de que está enfermo y busque ayuda para las tareas domésticas que exigen contacto con otras personas, tales como la compra.

Si necesita atención médica:

  • Póngase en contacto con su médico u otro profesional sanitario antes de viajar, y cuéntele sus síntomas. Explíquele por qué cree que tiene gripe por A (H1N1) -por ejemplo, si ha viajado recientemente a un país afectado por un brote humano de gripe por A (H1N1)- y siga sus consejos.
  • En caso de que no pueda contactar con su dispensador de atención sanitaria de antemano, haga saber su sospecha de que padece gripe porcina en cuanto llegue al centro sanitario.
  • Tome la precaución de cubrirse la boca y la nariz durante los viajes.

Un joven lleva 7 días con una erección tras tomar varios estimulantes sexuales

Un joven dominicano de 23 años mantiene una erección desde hace siete días después de haber ingerido alcohol y dos estimulantes sexuales, y si no reacciona a un tratamiento médico podría ser operado, informó la prensa de Santo Domingo.

El afectado, Antonio Rosa, acudió al hospital al ver que su órgano sexual no cedía, horas después de una relación sexual y abandonó el hospital este miércoles con su pene todavía erecto, tras haber sido sometido en vano a varios tratamientos médicos durante cinco días.

Fuentes médicas aseguraron a la prensa local que la erección prolongada o priapismo fue provocada sin duda por una las cápsulas que tomó para aumentar su potencia sexual y no descartaron operarlo en los próximos días.

“Me informaron que es preferible que cese la situación gracias al tratamiento que me han recomendado porque de operarme podría quedar impotente sexualmente y eso me preocupa”, dijo el joven al abandonar el hospital.

¿Por qué nos ruborizamos?

El sonrojo es una experiencia que nos afecta a todos los seres humanos. Incluso nos ruborizamos cuando estamos solos. Y sin embargo, hasta ahora no existe una explicación científica de por qué tenemos esta capacidad de anunciarle al mundo que estamos avergonzados

Frans de Waal, biólogo de la Universidad de Emory en Atlanta, cree que una de las más grandes lagunas en la teoría de la selección natural es precisamente la de explicar por qué entre todos los animales los humanos somos los únicos que nos sonrojamos.

“No somos la única especie que tiene la capacidad de cambiar de color” dijo el científico a la BBC. “El calamar cambia de color igual que otros animales cuando están estresados o por un proceso hormonal. Pero los humanos somos los únicos que cambiamos de color como una expresión”, explica.

Según el científico, el sonrojo podría ser la señal con la cual intentamos comunicar a los otros que estamos conscientes del impacto de nuestras acciones, y que nos preocupa la cooperación con los demás y la honestidad. Quizás entre nuestros antepasados esta respuesta de conciencia social pudo hacer más atractiva a una pareja sonrojada y la expresión evolucionó.

Sin vestigios en otros primates

“Darwin fue el primero que se dio cuenta de esta tendencia porque estudió las expresiones faciales de los monos, simios y humanos y notó por primera vez que sólo los humanos se sonrojaban”, explica el profesor de Waal. “Aunque descubrió que muchas de nuestras expresiones faciales son iguales a las de otros primates, el sonrojo era una expresión que no encontró en otros animales”.

Lo que ocurre cuando nos ruborizamos es que los vasos sanguíneos en nuestra piel se dilatan y permiten que fluya más sangre, lo que nos da el color rojo en el rostro. Aunque quizás el sonrojo sería difícil de detectar en monos o simios con rostros cubiertos de vello, hasta ahora y a pesar de haber sido investigada ampliamente, los científicos no han logrado encontrar vestigios de esta expresión en otros primates.

“Pero creo que el sonrojo es una característica humana de anunciar nuestra honestidad“, dice. “Así que tal como Darwin lo especuló -afirma el investigador- nos sonrojamos como una señal de que los humanos hemos evolucionado como una especie sumamente cooperadora, al menos comparada con otros animales”.

¿Cómo estimular la memoria?

En los seres humanos, la memoria no es “una”, sino que es un conjunto de “diferentes tipos” de memorias que se encuentran ubicadas en distintas regiones de nuestro cerebro. Un tipo de memoria lo utilizas para recordar un número de teléfono, otro para saber cómo andar en bicicleta y otro para recordar que Colón descubrió América.

A medida que transcurren los años es normal que tengas algunas dificultades para evocar determinadas situaciones, que necesites mayor cantidad de tiempo para encontrar la palabra indicada o para memorizar un instructivo o una lección. Asimismo el estrés de la vida cotidiana, que provoca una disminución en la atención; el mayor número de eventos u obligaciones a recordar, la facilidad para el acceso a la información, con la consecuente pérdida de la ejercitación de la memoria, suman complicaciones. De todas maneras, no siempre el envejecimiento, como proceso natural, se acompaña de un deterioro notable en la memoria.

Lee atentamente estos consejos para mantener y acrecentar tu memoria.

1. No te obsesiones si no recuerdas algo. Relájate, aleja el pensamiento. Esta simple acción ayudará a desbloquear la memoria y lograrás que el recuerdo aparezca cuando menos lo esperas.

2. Presta suma atención a lo que desees recordar, reflexiona sobre qué tipo de cosas se te olvidan, en qué situaciones y en qué estabas pensando cuando efectuabas esa actividad. Es frecuente que recuerdes algo porque simplemente “estabas pensando en otra cosa”.

3. Utiliza la repetición consciente de un hecho para grabar mejor los conceptos.

4. Si te presentan a alguien: asegúrate como se llama, míralo, escucha su voz, y repite su nombre varias veces en el curso de la conversación.

5. Para recordar donde dejaste un determinado objeto, intenta visualizar el momento en el que lo estabas haciendo. Ponte en la situación nuevamente y el recuerdo será más cercano.

6. Para memorizar un hecho o situación, relaciónalo que otro que conoces y recuerdas perfectamente. Aunque ese vínculo te parezca absurdo, tu mente grabará con mayor facilidad datos, personas, imágenes y sucesos.

7. Emplea todos los sentidos para acumular datos que te ayuden a recordar una determinada escena o situación. (imágenes, olores, gustos, sensaciones táctiles, sonidos).

8. Elige un lugar específico para dejar los objetos de uso cotidianos, como las llaves del coche, gafas, agenda, billetera. Así reforzarás la memoria asociando el objeto con el lugar.

9. Ejercita los diferentes aspectos de tu memoria:

  • Acostúmbrate a resolver los crucigramas que encuentres en los periódicos o revistas. Será interesante que también lo intentes en algún otro idioma que conozcas.
  • Para ejercitar los procedimientos de deducción, intenta resolver los rompecabezas de números (Sudoku o similares).
  • Aprende algo nuevo: idiomas, juegos deductivos como el ajedrez o el bridge, un instrumento musical, una danza.
  • Lee de manera sostenida e intenta escribir algún texto imitando el estilo de diversos autores. Suma a esta actividad, escritos con tu propio estilo.
  • Trata de recordar los titulares de un informativo de televisión, al cabo de un cuarto de hora y al final del programa.
  • Observa la publicidad de una revista y después de 15 segundos, evoca el producto, la marca, los colores predominantes y escena global.
  • Comenta detalladamente el argumento de una película que hayas visto el día anterior.
  • Trata de recordar la lista de compras asociándola por grupo de productos o por su lugar en el mercado.
  • Al finalizar el día, intenta recordar lo que realizaste de manera cronológica y más detalladamente posible.
  • Regala y regálate libros, juegos y videojuegos específicos para mejorar tu memoria.

Importante

  • Es fundamental que mantengas un estilo de vida saludable que incluya la realización de actividad física y una alimentación balanceada con baja cantidad de grasas saturadas y de sales de sodio, evitando el sobrepeso.
  • Tómate un tiempo para realizar actividades placenteras, para relax o simplemente para “no hacer nada”. Es importante que disminuyas los niveles de estrés y de ansiedad.
  • Existen numerosas enfermedades físicas y psíquicas que alteran tu memoria en general, o de algunos de sus “tipos”, en particular. Si percibes fallas en tu memoria, consulta con tu médico de cabecera, quien decidirá si debes realizar, además, una consulta con un especialista.
  • Los programas más efectivos para mejorar la memoria incluyen la ejercitación integral de todos sus tipos.
  • Todas las recomendaciones aquí descritas, debes practicarlas a lo largo de tu vida y no sólo cuando comiences a percibir alguna falla en la memoria.