¡¡¡Cómo disimular una erección espontánea

 


                                        A este no se le puede aconsejar nada

 
Los hombres deberíamos saber que tenemos dos cerebros: el primero está en la cabeza y el segundo es el que piensa de verdad. Sí, piensa porque tiene auténtica autonomía. Le da igual que tú estés pensando otras cosas. Como esta situación le puede pasar a cualquiera, para eso está este post.

Y cuando digo a cualquiera, quiero decir absolutamente cualquiera. Incluso al Presidente del Gobierno de EEUU. Imaginenlo en su visita a Obama, va y saluda a la mujer de Obama y en vez de ponerse a hacer aspavientos como Berlusconi (que lo hace para disimular, no crea); va y le sobreviene una erección espontanea. A Zapatero, evidentemente, no le cambia la cara y la mujer de Obama dice: “Oh-my-God, señor presidente, ¡no pensaba que se alegraría tanto de verme!” O incluso le podría pasar al Rey. Aunque de eso estarían bien contentos los historiadores, con su afición a poner motes a los reyes. Así pues estarían Alfonso X El Sabio, Felipe IV El Hermoso y Juan Carlos I… El Empalmao. Perfecto.

No sólo puede pasarle a cualquiera, puede pasar en cualquier sitio. Ya puedes estar en clase aprendiéndote integrales o la historia del Perú que la cosa puede marchar hacia arriba sin pensárselo. O en el metro, mientras miras al infinito con cara de circunstancias y un señor oloroso te pide dinero. ¡Incluso ahí! O qué sé yo, mientras bailas con una de esas chicas a las que les gusta rozarse el trasero por tus partes y… Un momento…

Así pues, si eres el Presidente del Gobierno o te has encontrado en una de estas situaciones alguna vez, querrás saber cómo disimular una erección. Por lo tanto, este post de ayuda social pretende dar unas pautas para que nadie note uno de estos embarazosos momentos. A no ser, que tengas una edad considerable, una impotencia galopante y una erección de este tipo sea tan celebrable que termines enseñando el pipi por la calle con una corbatita gris. Todo puede ser.

La primera forma perfecta para ocultar una de estas reacciones sexuales es la de tenerla pequeña. Si la tienes pequeña nunca tendrás que disimular una erección porque nadie se dará cuenta. Lo malo es que nadie se dará cuenta aunque te bajes los pantalones, pero no se puede tener todo. En caso de tenerla demasiado grande y que incluso parezca que la tienes erecta sin estarlo, puedes reducírtela. De esta manera no sólo disimularás sino que además ganarás la estima de tus amigos. Ya mismo en la teletienda venden uno de estos aparatos. Jess Reductor: “Porque a mí, me gustan… disimuladas”.

Pero no hay que irse a estas soluciones salomónicas teniendo en cuenta que tenemos el ingenio. Lo tenemos, eso sí, en frío, de ahí a que uno dé estos consejos. Así los retienes  en la memoria y en el momento en el que la sangre está concentrada en un solo punto no tiewnes que pensar demasiado para disimular. Solo recordar. Por lo tanto la segunda opción es pegarse a la pared más cercana. O al suelo directamente. Te lanzas y empiezas a gritar: “¡No! ¡Policía, no! ¡Soy inocente! ¡Soy Testigo de Jehová! ¡Soy travesti! ¡Soy ilegal! ¡Estoy embarazao!” Tus amigos pensarán que estás como una cabra, pero al menos no verán tu erección.

La tercera opción es llevar siempre un cojín a mano. Podría ponerse de moda, seguro que si David Beckham lleva cojines encima, la gente lo llevaría. Así pues, en caso de sobrevenirte la sorpresiva erección, allá que está tu cojín para salvarte. Todo hay que decirlo, quizá, de las formas de disimular esta sea la más descarada; pero no quiere decir que no sea eficaz.

Otra manera sencilla de disimular una erección es no ponerse de perfil. A veces, en los pequeños detalles, están las grandes victorias. Todos sabemos que vestidos y de frente, es más difícil diferenciar una cosa así… Ahora prueba ponte de perfil. Equilicuá. Alguien, incluso, podría estar tentado en colgar una toalla o algo así. Por eso está totalmente prohibido, en estos casos, el girarse bruscamente. Nunca sabes donde puede haber un jarrón. Si vives en una comedia americana estas cosas pasan.

Otra opción para los que no tengan miedo a quedar como auténticos colgados para salvar su reputación como personas que no están salidas es esta: agacharse y caminar saltando como una rana. De esta forma nadie notará la erección, las piernas lo taparán, y se distraerán un rato viéndote saltar. Si eres Rocco Siffredi, por favor, no lo hagas, porque todo el mundo pensará que estás haciendo salto con pértiga.

Hay maneras más sencillas de disimular sin tener que poner en riesgo tu reputación. Por ejemplo usando camisas hawaianas XXL. Bien, retiro lo dicho sobre la reputación. Este tipo de camisas tan anchas ocupan tanto espacio que te pueden llegar hasta las rodillas, de manera que sea imposible discernir si hay una erección o no. Y es más, es posible que no sepan ver ni siquiera si debajo de esa camisa hay una persona.

A estas alturas pensarás: “Bien, ¿y si me ocurre en un lugar en el que esté tapado y tenga que destaparme?” Bien pensado. Por ejemplo, te puede pasar dentro del agua del mar o en clase. Si estás en esos sitios lo mejor es esperar. Si tus amigos te presionan di que está muy buena el agua o alguna excusa así. Si lo que están es gritándote porque un tiburón viene para devorarte… Bueno, ha habido hombres que han muerto por una felación algo carnívora y este es uno de esos casos. Por tal de no salir y que le vean la erección… Si te pasa en clase puedes simular que sigues apuntando la tarea. Desconfia de todas esas personas que cuando la clase entera ya ha recogido, siguen escribiendo en sus libretas. Desconfia.

Y para acabar… Oh, sí, por fin, ya se acaba el post. Para acabar nos queda la opción de intentar rebajarla antes de que la cosa se ponga peor. Vale que la erección ha sido espontanea y no estabas pensando en nada de sexo, pero pensar en algo asqueroso tiene que funcionar. prueba con Laura Bozzo limpiándose el tresero  mientras come una mosca gigante. Si por alguna razón eso no te hace rebajar el asunto… Necesitas un polvo urgentemente.

Estos han sido los consejos de hoy. Ahora nadie podrá detectar esos momentos de tensión pantalonil y podras tener erecciones espontaneas sin miedo ni pudor. O no.

Salvaje(Masacre de la especie de delfín calderón)

Dinamarca es sin duda una de las naciones más prosperas de Europa. Es abanderada en riqueza cultural y una democracia bien estructurada que ha hecho de este país nórdico, uno de los mas civilizados del mundo. Paradójicamente en la isla Feroe (perteneciente a Dinamarca) existe un ritual que se realiza cada primavera, donde los jóvenes demuestran que han llegado a la madurez; matando de manera cruel- penetrando en diversas ocasiones con afilados ganchos- a los delfines calderones, una especie amenazada.

Estos animales se acercan cada año a las costas, ya que su mayor cualidad es ser dociles y curiosos, pero inesperadamente se encuentran con la naturaleza destructiva del hombre, que tiñe el mar literalmente de rojo, dandole a centenares de jovenes el caracter de la adultez a través de este acto.

Esta isla con una población de 42.000 personas asesina brutalmente 3000 de estos cetáceos al año, haciéndolo un hecho inaceptable, no solo por su desproporción, sino por que el crecer no debería implicar de ninguna forma el sometimiento de otra especie.

Las costumbres son rasgos que definen a los pueblos, pero esto afecta directamente la biodiversidad y el equilibrio del planeta, por esta razón es necesario dar a conocer esta practica para que organizaciones ambientales intervengan y detengan esta atrocidad, es el clamor de toda la humanidad.

HUAYLLAY (Cerro de Pasco)

mn_huayllay[1]

Para nosotros es un honor presentar a la comunidad nacional e internacional al Bosque de Piedras de Huayllay (Pasco), maravilla natural del mundo y orgullo del Perú.Pues, razón no falta, nuestro parque geológico – el más grande y alto del mundo -, ubicado en los andes peruanos a más de 4.300 m.s.n.m., jurisdicción del distrito de Huayllay, este 2008, ha sido doblemente catalogado entre las “Siete Maravillas del Perú”, en dos importantes concursos promovidos por el diario El Comercio y Panamericana Televisión.

Para el pueblo de Huayllay, es sumanmente importante haber obtenido este renococimiento, pues sin duda beneficiará a la actividad turística de la zona, además que fortalecerá la cadena en la minería, ganadería y artesanís.
Son infinitas las posibilidades de explorar el Bosque de Piedras de Huayllay, es todo un reto posible de realizar, principalmente por su fácil acceso a la mayoria de sus laberintos y formaciones pétreas.

Los paisajes que observamos en el Bosque de Piedras de Huayllay nos dan la impresión de estar detenidos en el tiempo por miles de años.

Alli podemos observar todos los cambios que ocurrieron en la Tierra, apreciar la mano artística de la naturaleza que con mucha paciencia y con el paso de los años moldeó cientos de figuras pétreas relacionadas con las diversas actividades que realiza el hombre, la flora y la fauna.

Una de las cosas que más atrae la atención de los turistas, es que cada figura pétrea puede simbolizar a 5 o más perfiles de animales, plantas o paisajes, para poder apreciar este detalle, solo tenemos que dar unos pasos en alguna dirección, dejandose guiar por la sombra que da el sol o la luna. Además, este paraiso ecoturístico es apropiado para practicar la mayoría de los deportes de aventura como: escalada en rocas, caminatas, ciclismo, pesca, entre otros.–> El Bosque guarda no sólo su atractivo turístico por la variedad de figuras rocosas, farallones aflorantes, colinas con variadísimas siluetas y miradores naturales, sino que en el interior existen microambientes que, gracias a los puquiales y bofedales, prolifera una variada flora altoandina que atrajo a numerosos camélidos sudamericanos, cérvidos, roedores y aves, principal sustento alimenticio de importante población que se asentó hace 10.000 a.C. Los hombres del paleolítico aceptaron el reto de adaptarse y crear nuevos valores culturales en la Región Altoandina de Junín y Pasco, que más tarde sería el escenario de la nacionalidad yaro.

Está rodeado de importantes nichos ecológicos que hoy complementan la atracción turística y hacen una unidad biótica en la zona. Son las lagunas y ríos que conforman las vastas cuencas hidrográficas del lago Chinchaycocha y río Mantaro.

El Bosque tiene, por igual, una rica faceta cultural en el nivel histórico y en el arte parietal. Históricamente, se desarrolló el Hombre de Huayllay que dio lugar al Centro cultígeno más importante de la Sierra Central. Aquí se experimentó la domesticación de animales y plantas andinas.

Entre sus farallones se han encontrado papas silvestres, maca y otras variedades de plantas alimenticias y medicinales. Hay evidencias de ensayos precientíficos que se iniciaron en el Periodo Arcaico, extendiéndose hasta el Horizonte Tardío. De todas maneras muchos enigmas quedan todavía encerrados en sus tumbas junto a cuevas y abrigos aun se siguen realizando estudios pacientes y técnicos.

COMO LLEGAR?

LOCALIZACIÓN
El majestuoso Bosque de Rocas de Huayllay está situado en el distrito del mismo nombre, provincia de Pasco. Se localiza en la parte norte del altiplano a 75°20’ de L.W. y a 10° 58’06” de L.S.

Fue reconocido como Santuario Nacional de Huayllay por Decreto Supremo 75074-AG del 17 de agosto de 1974, disposición que le señaló una extensión de 6815 hectáreas que incluye el área pétrea, las lagunas, microabientes y nichos ecológicos de su entorno. La altitud varía entre 4100 a 4600 m.s.n.m.

LÍMITES

  • Por el Norte: con el río Colorado y la Cooperativa Comunal de Cochamarca Ltda. de Vicco.
  • Por el Este: con la represa de Upamayo (Pumpu) y la Cooperativa Comunal de Cochamarca.
  • Por el Sur: con la ex hacienda El Diezmo.
  • Por el Oeste: con el anexo de Huaychao.

VÍAS DE ACCESO
Se llega al Santuario Nacional de Huayllay a través de la carretera central que une Lima – La Oroya – Junín – Villa de Pasco (desvío a Huayllay), cubriendo una distancia de 312 km. También se puede viajar por la carretera Lima – Canta – La Viuda – Huayllay, cuya distancia es de 227 km.

450px-Cobra_geoglifo_huayllay[1]

El_Bosque_de_Piedras_de_Huayllay_Pasco[2]